El entorno

Conozca Liébana, Picos de Europa y la costa Cantábrica

Liébana, comarca privilegiada

Las instalaciones de Turismo Rural Remoña se encuentran en Espinama, un pueblo de Liébana, comarca de Cantabria, situado a 810 m. de altura sobre el nivel del mar. Entre las muchas descripciones de Liébana, en una publicación reciente se puede leer: “Liébana es una de las comarcas cántabras cuya rica etnografía ha logrado hollar la historia del lugar y mantenerse hasta nuestros días, en gran medida gracias a su singularidad geográfica, semirrecluida entre las  montañas de la Cordillera Cantábrica, que la separan de Castilla y León y los Picos de Europa, que ejercen de línea divisoria entre el valle lebaniego y la costa” ( A. R. García – L. Palacios).

Dentro de esas imponentes murallas rocosas, la comarca lebaniega se extiende por una superficie de unos 570 kilómetros cuadrados, salpicados de numerosos núcleos de población, con frecuencia  muy pequeños y bastante distantes entre sí. La mayor parte de esos núcleos se encuentran en los fondos de los valles, al socaire de los vientos, cerca de los cursos fluviales de los ríos que atraviesan la zona –Deva y Quiviesa– y desembocan en el Mar Cantábrico.

Podemos decir que Liébana –en el borde más occidental de la región de Cantabria– es una comarca privilegiada, entre otras razones, porque cuenta con un microclima propio, favorecido por la corona de montañas que la rodean. Tiene una gran diversidad natural,  fruto, en gran parte, de su propia geografía, que abarca desde altitudes de apenas cien metros sobre el nivel del mar, hasta las que superan los 2.000 metros como, por ejemplo, Peña Vieja (2.613 m.) o la Peña Remoña (2.239) que presta su nombre a Turismo Rural Remoña.

Pero si hay algo que caracteriza el entorno de Turismo Rural Remoña, sin duda es el Parque Nacional de los Picos de Europa, el más grande de España y, además, el único que comparte su territorio entre tres comunidades autónomas (Cantabria, Asturias, Castilla y León). Forma parte de la Cordillera Cantábrica que se extiende desde Galicia hasta el País Vasco. La diferencia existente de un lado al otro de la cordillera favorece el interés ecológico del Parque. Su lado norte está a 15 Km. de la costa, llegando su vertiente sur hasta León.

La imponente exuberancia  de sus paisajes está presente en los tres macizos que componen el Parque: el Macizo Oriental o de Ándara (emplazado casi en su totalidad en Cantabria), el Macizo Central o de los Urrieles, y el Macizo Occidental o del Cornión (Lagos de Enol). Su altitud oscila entre los 75 metros en la confluencia de los ríos Cares-Deva y los 2.648 metros de la cumbre más elevada, Torre Cerredo. En el nivel más bajo hasta 500 metros, aparecen bosques mixtos, robledales, encinares, alcornocales, fresnos. Hasta 1.500 metros zonas de prados, transformados por el paso del ganado, hayedos, acebos, tojos. A partir de 1500 metros, antes de llegar a las máximas alturas, prados de hierba cubiertos en invierno por la nieve, y con la llegada de la primavera por flores (violetas, narcisos, orquídeas). Y en las cumbres el paisaje es rocoso, con una flora excepcional (violeta amarilla, vellosilla).

Son innumerables las especies de animales que habitan en el Parque Nacional de los Picos de Europa (zorro, gato montés, jineta, comadreja, tejón, corzo, ciervo), algunas de ellas en peligro de extinción (oso pardo, lobo, rebeco, urogallo). Para observarlos, las primeras y últimas horas del día son los mejores momentos. Igualmente, infinidad de aves surcan los cielos del Parque: águila real, águila culebrera, alimoche, halcón, búho, lechuza…

Los ríos que atraviesan el Parque Nacional de los Picos de Europa (Cares, Deva, Sella, Duje y Dobra) albergan una amplia y excepcional fauna (salmones y truchas entre otros), gracias a la calidad de sus aguas.

Miles de personas acuden para practicar senderismo, escalada, espeleología, o simplemente para contemplar sus espectaculares vistas, que a lo largo del año van cambiando, con explosiones de color en primavera y el otoño. Hay que tener en cuenta antes de realizar cualquier excursión por el Parque que, por su proximidad al mar, pueden producirse cambios meteorológicos bruscos. Además el estado atmosférico de una vertiente a otra difiere bastante. La cámara de fotos y los prismáticos son indispensables para captar y observar esta maravilla de la naturaleza.

Sus macizos se reparten al norte de la cordillera Cantábrica entre Asturias, León y Cantabria, y sus cumbres, muy próximas a la costa, consiguen distinguirse a una distancia de 100 millas marinas y desde toda la Comunidad. Algunos pueblos de tradición ganadera se encajan entre sus moles, aunque el reclamo más solicitado es el Parque Nacional del mismo nombre, que alberga uno de los mejores bosques atlánticos de España y hace las delicias de senderistas y escaladores.

¿Qué hacer en Liébana?

Rutas en Liébana: Brañas de Bejes

Naturea Cantabria ofrece el domingo 23 de julio una ruta guiada por las Brañas de Bejes de dificultad media. Una oportunidad fantástica para disfrutar de una de las mejores vistas del desfiladero de La Hermida, desde el mirador de Cunorio. Los 11 km de recorrido de la...

Fiesta La Salud 2017 viene cargada de sorpresas

La fiesta La Salud 2017 ‘carga traseru’, que se dice en Liébana. Después de 11 años en que no coincidía con un Año Jubilar Lebaniego, nos sentíamos obligados a preparar algo especial, y en ello hemos puesto todo el empeño junto al Hostal Nevandi, también de Espinama....

El mejor cocido lebaniego 2017 se hace en Espinama

El mejor cocido lebaniego vuelve a ser en 2017 el que se hace en Espinama, en las cocinas del restaurante de Turismo Rural Remoña, según el jurado de la V Ruta de los Pucheros de Cantabria. Un galardón que por tercera vez, después de 2014 y 2015, visita este...

Ven a conocer Liébana y Picos de Europa

Las instalaciones de Turismo Rural Remoña, el punto de partida ideal para conocer esta maravilla de la naturaleza

Precios y reservas