Joaquín Rodríguez ‘Purito’ y Alberto Contador se juegan mañana la Vuelta a España en Fuente Dé, en la penúltima etapa que acaba en alto, aparte del final en la Bola del Mundo del próximo sábado. Después de más de 63 horas sobre la bicicleta, apenas les separa medio minuto en la General, por lo que el varias veces ganador del Tour de Francia tiene que apurar las pocas oportunidades que le quedan.

Alberto Contador vio impotente el pasado fin de semana cómo sus esfuerzos para descolgar a ‘Purito’ Rodríguez en Lagos de Covadonga y en Cuitu Negru no fructificaban. Es más, en esta última etapa ‘Purito’ se permitió adelantarle en la llegada para sumar bonificaciones.

A estas alturas de la Vuelta, y a pesar del buen papel de Alejandro Valverde, está ya más que claro que los dos hombres más fuertes de la carrera son los dos primeros clasificados. Había dudas de si Joaquín Rodríguez superaría la prueba de la regularidad de una prueba de tres semanas, pero, hasta ahora, la ha pasado con nota sobresaliente. Al mismo tiempo, Contador parece acusar en ciertos momentos, especialmente en los importantes, la falta de competiciones oficiales durante los últimos dos años.

Los mayores beneficiados por la situación, además de la propia Vuelta a España, son sin duda los aficionados. Hacía mucho tiempo que esta carrera no deparaba un espectáculo de tal calibre a la afición española. Y, cuando esto ocurre, los amantes del ciclismo responden en masa a presenciar las gestas de estos superhombres. Las imágenes de las tres últimas etapas así lo han certificado: kilómetros de subidas con las cunetas repletas de gente animando a los ciclistas.

Los aficionados de Cantabria tienen mañana la oportunidad de contemplar en directo en Fuente Dé, en Picos de Europa, una nueva batalla entre los corredores más en forma de la Vuelta. Una jornada histórica tanto por la llegada de la Vuelta a Liébana como por el espectáculo deportivo que con toda seguridad presenciaremos.

Share This