La reciente polémica entre Pasaban y Oiarzabal siempre nos ha sorprendido por la hasta ahora demostrada calidad humana de estos dos insuperables montañeros. Carlos Soria, uno de los referentes del alpinismo español por su dilatada experiencia y conocimientos de los ochomiles (ha ascendido a once de los catorce), tercia en dicha polémica con las ideas muy claras sobre lo que ocurrió. Asegura en la web Montaña Montaña que “las imágenes que puso nuestra amiga [Edurne Pasaban] de Juanito [Oiarzabal] fueron muy duras y muy injustas” y ‘venderlas’ como ‘el rescate de Juan Oiarzabal’ “una falacia terrible”.

Carlos Soria habla de la polémica Pasaban-Oiarzabal

En opinión de Soria, de 72 años, que se encontraba precisamente durante esos días en Nepal para subir al Lhotse (8.516 m.), Oiarzabal “bajó desde la cumbre mal, pero bajó prácticamente sin la ayuda de nadie y, casi en el campo base, prácticamente donde te quitas los crampones, le pusieron en la camilla para llevarle hasta su tienda”.

Tirando de la ética montañera, Carlos Soria, un veterano que las ha visto de todos los colores, considera que “sacar esas imágenes como el rescate de Juanito son una falacia terrible”. Para argumentar sus palabras, Soria compara la situación vivida en el campo base del Everest con el atletismo: “cuando haces una marathon, llegas a la meta después de correr 42 kilómetros y parece que ya no puedes dar ni dos pasos más, y es en ese momento cuando te ayudan”.

En las declaraciones a la web Montaña Montaña, Carlos Soria en ningún momento justifica los comentarios de Oiarzabal (“Juanito es una buena persona pero muy bruto, y él es consciente de ello; puede ser muy bocazas pero es un buen amigo”), lo cual no quita para considerar una ‘faena’ que, de un descenso de horas en condiciones dantescas, a España sólo llegue la imagen de los “últimos 20 minutos”, prácticamente ya en el campo base.

En estos tiempos, también al pie del Everest “hay mucho Internet”, reconoce Soria, pero, a renglón seguido, zanja con una sólida aseveración la polémica: “pero si uno no quiere dar la noticia, no la da”.

Share This