Fuente Dé, Contador, Vuelta, ciclismo, son palabras clave que desde el 5 de septiembre de 2012 ya siempre irán, irremediablemente, unidas. Contra todo pronóstico o, más bien, a pesar de los pronósticos de los expertos, Alberto Contador protagonizó ese día una gesta deportiva que agrandó aún más la leyenda de uno de los más grandes ciclistas de la Historia. La magnitud de las proezas deportivas la determina el nivel exhibido por el perdedor y, en este caso, ‘Purito’ Rodríguez no solo estuvo a la altura del contrincante en la carretera, sino que fuera de ella, con sus declaraciones (“me ha ganado con dos cojones”), dignificó la batalla de manera ejemplar.

Si está bastante claro que Contador nunca olvidará Fuente Dé (él mismo ha reconocido que, junto con su reaparición en el Tour de Francia en 2005 después de un grave accidente, y su primera victoria en la París-Niza en 2007, la victoria en Fuente Dé es una “de las tres más emocionantes” de su carrera), también parece evidente que Fuente Dé pasará a la historia del ciclismo gracias a su hazaña.

Mucho se ha hablado desde que finalizara la 17ª etapa de la Vuelta de la ‘locura’ de Contador, de ‘romanticismo’, de ‘épica’, de ‘ciclismo auténtico’ o ‘ciclismo a la antigua usanza’. Y todas estas acepciones son seguramente acertadas. Pero lo que resulta imposible de contar es la forma en que los niños que se hayan acercado al ciclismo por primera vez a través de la etapa Santander-Fuente Dé asimilarán esta competición. Seguramente, gran parte de los aficionados al ciclismo que ahora tienen más de 40 años se enamoraron de este deporte a través de las escapadas de Arroyo y Perico Delgado en el Tour de Francia en los años ochenta. En una época en que recibir noticias al instante era bastante complicado, las sensaciones que transmitían estos ‘primeros locos’ de la bici con sus andanzas por Francia hicieron que más de uno nos enganchásemos a este deporte tan amigo de la épica.

Y es que aquello que verdaderamente nos emociona, nos acompaña ya para toda la vida. Por eso, aunque solo sea por cómo han logrado emocionar a los aficionados, Contador y ‘Purito’ merecen pasar con letras mayúsculas a los anales del ciclismo. Y con ellos, como imponente testigo, Fuente Dé.

Share This