Los jugadores del Racing de Santander realizaron ayer un atípico entrenamiento en los Picos de Europa: ante el parón liguero del fin de semana, se desplazaron hasta Liébana para recorrer la ruta de Fuente Dé a Espinama. La nieve hizo más dura una jornada que, por una vez, sacó a los jugadores de la monotonía de los entrenamientos en Santander.

Ruta Picos de EuropaDesde la estación superior del teleférico de Fuente Dé, pasando por el Hotel de Áliva y dando finalmente a los invernales de Igüedri y a Espinama, Munitis, Colsa y compañía estuvieron caminando unas dos horas y media. El buen tiempo acompañó a la plantilla racinguista durante toda la mañana y la presencia de nieve incluso les permitió soltar adrenalina en forma de bolas.

Pese a que la ruta de Fuente Dé a Espinama que pasa por Igüedri es relativamente sencilla, más de un jugador del Racing de Santander apareció en el final del trayecto renegando del esfuerzo y, sobre todo, de la exigente pendiente que desemboca en Espinama. A pesar de todo, el magnífico paisaje de los Picos de Europa, que además ayer se pudo contemplar en todo su esplendor, seguro que dejó en los componentes de la expedición un buen sabor de boca, rematado, cómo no, con el tradicional cocido lebaniego y el chuletón de carne de Liébana.

 Nada mejor que un día de ruta por Picos de Europa para afrontar la presión por evitar el descenso de categoría en la recta final de una Liga que por arriba ya está decidida. Desde Turismo Rural Remoña estamos convencidos de que el aire puro de estas montañas ayudará a los jugadores del Racing de Santander de Marcelino a mantenerse un año más en Primera.

Share This