Alberto Contador y Liébana forman parte indisoluble de la Historia de la Vuelta a España. Hace exactamente cinco años, el 5 de septiembre de 2012, Contador ponía patas arriba todos los pronósticos después de lanzarse de manera suicida a coronar la cima de Fuente Dé. Aquel día ganó la Vuelta a Purito Rodríguez y se ganó para siempre un lugar en el corazón de los aficionados al ciclismo. Un lustro después, y tras la demostración de hoy en Los Machucos, el gran Alberto Contador vuelve mañana a Liébana para intentar reventar la Vuelta.

Repetir la hazaña de 2012 sería para el corredor de Pinto poner el broche perfecto a su carrera como ciclista, teniendo en cuenta que el próximo domingo 10 de septiembre, jornada final de la Vuelta 2017, Contador se retirará oficialmente.

La empresa es harto complicada, pues, entre otras cosas, el mejor ciclista español de grandes vueltas de los últimos tiempos está a cuatro días del final de su carrera profesional. Pero, aunque no cuente con las mismas piernas de hace cinco años, la garra y la clase que demostró hoy en la subida a Los Machucos, donde quedó segundo en la etapa, pueden conseguir que de nuevo salte alguna sorpresa.

De lo que no cabe duda es de que mañana Contador vuelve a Liébana para darlo todo y que se le recibirá como a un héroe en un año tan especial: el del Año Jubilar Lebaniego 2017 con final de etapa en Santo Toribio y el año de la retirada de un excepcional deportista.

Share This